sábado, 2 de abril de 2011

A un pedo de distancia.

Esta bien. No pasa nada. No estoy nerviosa. No me voy a estresar.
Hemos entrado en el tercer trimestre, en la recta final del camino, y después de pascuas solo quedarán tres miserables semanas de curso. Tres semanas en las que los profesores tienen que repasar toda la materia, examinarte de ella y estresarte por si tu no llevas el suficiente estrés encima. 
No queda nada. En poco más de dos meses estaré a punto de hacer la selectividad, a punto de darlo todo y más para conseguir la nota exacta para entrar en la universidad y meterme en audiovisuales.
Empiezo a sentir los nervios. Veo los exámenes que tengo delante, los fijados y los que quedan por fijar, y solo espero poder con todos ellos sin caer en el desequilibrio mental en el que ya caigo cuando estudio una semana todos los días seguidos. Acabaré convirtiéndome en una persona unineuronal tras carbonizarlas todas estudiando. Lo único que se me ocurre decir es: Para aquellos que estén en mi misma situación, mucha mierda y sed fuertes, y para aquellos que no lo estan, deseadme suerte cabrones.


P.D: Que miedito...

No hay comentarios:

Publicar un comentario